Anterior - inicio - siguiente

 

Segunda parte del viaje

Las Sierras

del 25/4/09 al 5/5/09

Escucha la crónica!

 

Desde mi carpa en medio de ningún sitio le mando un saludo a mi cuñado Andrés que por estos días esta cumpliendo años.

Los días pasados fueron algo peculiares el día domingo 26 me dedique a descansar en un bellísimo paraje llamado Las Bajadas, ubicado sobre la RN 36 a poco más de 20 km. de Río Tercero. Este paraje cuenta con un camping libre pero muy bien organizado a la vera del arroyo Soconcho, en tal lugar aproveché para ponerme al día con mis fotos de insectos y aves.

 

En lo que va del viaje, realicé unos lindos hallazgos, entre los que encontré un particular insecto que realizaba una simbiosis con un liquen, y a su vez los líquenes son una simbiosis en si mismos, entre una alga y un hongo, por lo que si consideramos que la ciencia actual considera a los hongos pertenecientes al reino de los hongos, a las algas al reino de los vegetales, y a los insectos al reino de los animales, entonces tenemos un caso muy peculiar en el que se combinan en una simbiosis 3 de los 5 reinos en una sola cosa con patas. 

 

El insecto utilizaba el liquen como camuflaje y a su vez el liquen usaba al insecto como arraigue. Le pedí a un amigo que le muestre el video y las fotografías del hallazgo a especialistas de la facultad de biología de La Plata para que revisen si hay precedentes de registro de esta cosa. Puede que sea más común que las moscas, pero y si no!!.

Por la mañana siguiente partí no muy temprano con dirección a San Agustín desde donde sale una picada de ripio que años atrás se usó para el rally internacional.

Esta picada fue sumamente dura de superar ya que sus caminos no eran aptos para cualquier vehículo, los desniveles eran muy importantes y abruptos, tanto que las camionetas socavaban pozos al derrapar en las subidas dejando piedras grandes sueltas y hoyos. Por partes no fue viable pedalear, por lo que en varios tramos tuve que empujar la bici. La belleza de este camino que lleva al pueblo de los Reartes era inversamente proporcional a su estado. Muchas de las chacras tenían construcciones muy antiguas, que se mantenían en pie por un moderado mantenimiento.

Hice noche en la cima de esta cuesta al finalizar un predio sembrado de pinos.

(km 15 del gráfico altimétrico de arriba)

Desde aquella sima se tenía una vista privilegiada del valle que abajo se encuentra. El rojo atardecer visto desde ese lugar, y luego la oscura estrellada noche fue inolvidable sobre todo por que en aquella oportunidad hice vivak ósea que no armé carpa, solo dormí con la bolsa de dormir a la luz se las estrellas. Este procedimiento es común en los viajes en bici pero no todo el tiempo se puede hacer sobre todo por el clima y los insectos. Pero cuando se puede es gratificante. Durante la noche sorprendí a un zorro que se encandiló con mi luz permitiendo esto que le tomase una foto.

Como no tuve que desarmar la carpa y ya tenía el agua caliente en un termo para el desayuno, el campamento lo levanté rápido y me puse en camino. La bajada fue adrenalínica. En pocos minutos me encontré en el valle que la noche anterior miraba desde las alturas.

El pueblo de los Reartes no me impresionó demasiado, pero su gente fue muy amable y su balneario estaba un poco descuidado aunque era bonito por naturaleza. De allí me fui a rodear el dique los molinos por un bonito asfalto.

Luego tomé una ruta de tierra que cortaba camino a la ruta de las altas cumbres.

A los pocos kms tuve un inconveniente con la cadena de la bici, ya que se contó y quedó como milanesa entre la grasa y la arena del camino, por lo que me demoré un rato hasta que la limpié y la instalé.

Después de un tramo compré terrenos a menos de 3km/h ya que se me complico destrabar el pedal a tiempo y caí como bolsa de papa de costado a una velocidad ridícula. Los pedales con traba o automáticos son para obtener mayor rendimiento al pedalear, pero muchas veces son un impedimento en caso de apuro.

No pasó de un rasponcito en el codo y la rodilla que por cierto ya apenas me queda marca, pero me dio mucha vergüenza caerme de esa tonta manera.

Me entretuve el resto de la tardecita probando el comportamiento de mis neumáticos más anchos, pero eran más sus desventajas que lo que aportaban, por lo que después de pasar la noche en una colina, las volví a guardar.

(km 50 del grafico altimétrico de arriba)

Por la mañana tomé unas lindas fotos a unos terneros que merodeaban por allí.

Aquel camino de tierra estaba en buenas condiciones aunque tenía cuestas muy inclinadas, en las que superé el torque admitido por la transmisión y corté cadena en múltiples ocasiones, por lo que decidí colocar la que traía de repuesto, y aun así la volví a cortar varias veces más, hasta en lugares en donde venía remachada de fábrica (yo pensé que estaba remachando mal la cadena por lo que le hice una marca, y luego se cortaba por cualquier otro lado, también pensé que los cambios estaban mal regulados, y eso originaba la rotura, pero estaban casi perfectos), luego deje el cambio fijo en 1-1 y cuando hice mucha fuerza de nuevo se volvió a cortar la HG73 esta cadena supuestamente es buena, pero su torque máximo es limitado.

 

Hasta la fecha llevo 8 cortes de cadena y todos fueron en subidas pronunciadas.

Aquel día fue engorroso pero bonito, pasé por la ladera de las altas cumbres, vadeé el río que más arriba se llama El Condorito, (donde me encontré un ciclista cordobés con el que charlé un rato de mi viaje). Pasé por un pueblo llamado San Clemente, en donde me reaprovisioné para los siguientes días, y por la tardecita pedí agua en un puesto de Gendarmería que vigilaba una antena parabólica de importantes dimensiones, creo que era de Telecom. En este sitio me ofrecieron una ducha caliente, la cual no dudé en tomar.

Continué camino y acampé en las proximidades de la intersección de las rutas que van a Mina Clavero, Carlos Paz y a Cótdoba capital.

(km 75 del grafico altimétrico de arriba)

La jornada siguiente iba a ser muy dura, ya que tenía que llegar a los 1900 msnm en donde se encuentra el acceso al Parque Nacional Quebrada del Condorito. Dormí bien a pesar del constante ruido a camiones que pasaban por la ruta, pero con ayuda de unos tapones se solucionó el problema. Desde temprano la subida fue pronunciada, y constante.

Unos graciosos vendedores de artesanías y salames me proveyeron de comestibles y datos erróneos de cuanto me faltaba para la entrada al Parque Nacional, pero yo sabía que tenía que llegar a los 1900 msnm y mi GPS indicaba con exactitud este dato aunque no mencionaba el nombre del paraje al que tenía que llegar, por lo que fueron algo azarosas mis deducciones de cuantos Km. me faltaban.

A los 1680 msnm hallé una escuela en donde entregué el manual de energías limpias y charlé, con un té y unos biscochos de por medio, con los docentes de aquél remoto lugar.Ellos me mencionaron que sus alumnos requerían calzado, herramientas de jardinería y huerta, hojas A4, hojas de carpeta cuadriculadas, elementos deportivos como pelotas de goma chicas, de volley etc. El que pueda y quiera hacer llegar estos insumos debe ponerse en contacto con los maestros de la

Escuela C. E. Ing. Arturo Pagliari,
Puesto Pedernera, Pampa de Achala, RP 34 (ex RN 20) "Jorje Recalde"
Queda aproximadamente a 47km de Carlos Paz.
pyecordoba.blogspot.com
escuelapedernera@gmail.com
tel:(03541) 15 533678 (Maestro Daniel) o 15620801 (Dire Mari).

Continué subiendo. Ya con precisión sabía que me quedaban 6km de cuesta arriba con 220m de desnivel por superar. Se largó a llover y la temperatura comenzó a bajar.

Bajo la lluvia llegué a la portada del Parque Nacional.
Los Guardaparques me aclararon que si no obtengo un permiso, no puedo publicar las fotos obtenidas en el parque, por lo que ya inicié el trámite mediante un amigo que me ayudará desde Buenos Aires.

Jorge, Gracias.

Por lo que aguanten un tiempo para ver las fotos!

El Parque Nacional Quebrada del Condorito (km 127 del grafico altimétrico de arriba)

Descripción del parque:

Este parque preserva una fauna endémica y una reserva acuífera única.

El parque está en la Pampa de Achala, y llega prácticamente desde la RP 34 hasta el Champaqui y por los lados tiene las laderas de las Altas Cumbres.

Es un bellísimo sitio en el cual se puede practicar el trekking y algunos senderos están habilitados para el MTB.

La vista desde este parque es formidable ya que está situado en lo alto de Córdoba, y desde sus cerros se avista espectacularmente el horizonte. Entre las especies endémicas que allí se encuentran está un lagartito color verde fluorescente que únicamente habita en estas pampas elevadas.

Desde los balcones de la quebrada se puede avistar el vuelo de El cóndor andino, considerado una de las aves voladoras más grandes. Tiene una envergadura de alas que alcanza los 3 metros; los machos, más pesados que las hembras, pesan unos 11,5 kg., alcanza a medir casi 1 metro, llega a la cintura de un hombre.

Es esta quebrada uno de los mejores lugares para observar su vuelo, tanto de los adultos como el de los juveniles que están aprendiendo a volar.

En algunas piedras se avista a la distancia un color blanco que resalta: esto se debe a que es un lugar en donde frecuentemente estos pajaritos se posan y defecan.

miren http://es.wikipedía.org/wiki/Condor_Andino

No lejos de allí armé mi campamento y preparé todo para partir temprano para el quebradón.

 

Paisaje del Parque Nacional Condorito.

 

Por la mañana siguiente, mucho antes del amanecer, armé mi mochila, bici y termo con agua caliente, dirigiéndome a encarar los 6 km que me separaban del río.

Desayunando en paisaje del Parque Nacional Condorito.

Por partes fue complicado avanzar pedaleando ya que es una picada de 4x4 y por momentos la bici derrapa mucho. Pero es muy divertido y rápido viajar sin carga. Desayuné con las primeras luces del día y continué atando la bici a un cartel del balcón norte.

Paisaje del Parque Nacional Condorito.

Como es mi cuarta vez en este Parque Nacional, no perdí tiempo allí y me dirigí a descender la quebrada, haciendo uso de unos bastones de trekking para ayudarme en el trajín. Llegué al lindo puente que cruza el río Condorito. Es un lugar que vale la pena visitar. De allí subí hasta el balcón sur, y al llegar me encontré sobrevolado por 4 jotes y 2 inmensos cóndores. Estas aves tienen por lo general más de 2 metros de envergadura de alas.

Pajarito en el PARQUE NACIONAL Condorito.

 

Es impresionante ver estos pajaritos.

A momentos de llegar se fueron, por lo que no tuve oportunidad de lograr alguna fotografía.

Estuve allí hasta las 13 hs. pero no reaparecieron. Regrese al balcón sur donde logré avistar algún otro cóndor.

Pernocté en el campamento y a la mañana siguiente después de unas largas charlas con otros acampantes y un guardaparques, logré tomar la ruta a las 12:30 hs. después de cortar otra vez la flamante cadena HG73 (cadena correspondiente a un equipo Shimano Deore LX).

Sucede que la bici viene cargada con 42kg de equipo, además de mi persona, más lo que pesa la misma bici, lo que da una sumatoria de 170kg y en caminos con inclinaciones aproximadas a los 32 grados positivos se necesita mucho torque y evidentemente la cadena es el punto débil del sistema. Por lo que estoy empujando la bici cuando me topo con estas inclinaciones. Esto no se da en caminos asfaltados ya que están bien diseñados.

Todavía tenía que llegar al punto más alto (Km. 152.7 del grafico altimétrico de arriba) por lo que desde los 1900 m tenía que llegar hasta los 2234m en la parte más alta.

Desde allí en más hubo un par de toboganes, de más de 100 metros de desnivel, por lo que fueron divertidas bajadas de más de 50 km/h y lentas subidas a 10 o 12km/h.

Al llegar al desvió donde se separa la RN 20 del camino viejo o Camino de los Artesanos encontré otra escuela donde me mencionaron que requerían herramientas de taller de carpintería y cerámica, por lo que aquí les paso los datos:

Escuela 20 de Julio, paraje Cesare RP34 km 105, departamento de San Alberto, Córdoba.

Desde este paraje se tiene una vista espectacular del valle y de los cerros bajos. Es especialmente bonito por los atardeceres.

Es fantástica la bajada en bici por el camino de los artesanos, aunque hay tramos con mucha arena lo que produce situaciones inestables para el manejo, pero es espectacular. Sobre este camino se pede hallar formidables puestos donde fabrican y venden piezas de cerámica negra.

Es un predio de la Familia Pedernera en Villa Venegas, su tel es 03541-15592881 y su mail es ceramicagladys@hotmail.com

Acampé en lo que seria el próximo verano un camping. Por la mañana continué bajando por este bellísimo camino y encontré otros puestos de artesanías y allí me contaron el procedimiento que usan para darle el color negro a la cerámica.

Ellos cuentan que dan forma al barro, se lo deja secar al sol, luego se lo cocina en un horno durante 4 días y estando caliente, cuando ya la cerámica colorada está lista, se la cubre con abono y por la temperatura de las piezas se quema el estiércol, genera humo y penetra éste dentro de las paredes de la pieza y le da naturalmente ese tinte negro.

Un pequeño que encontré en el camino, que llevaba puesta una camiseta de Boca, se emocionó cuando le mencioné que venía pedaleando desde la cancha ese club. Él me preguntó con curiosidad que tan grande era la Bombonera.

Resultó ser el hijo de la artesana que me explicó cómo se hacen las cerámicas negras. A continuación me acompañó unos cientos de metros con su bici rodado 16.

Continuando con esas vertiginosas bajadas llegué a la ciudad de Cura Brochero y Mina Clavero. De allí agarré la ruta que va a Villa Dolores.

En el camino me topé con una familia que se dedica tradicionalmente al hilado manual de lana de oveja, conejo y llama.

Ellos me explicaron que primero tienen que sacar de la lana todo el polvillo y que mejor para esto que con un palo. Sí, dije un palo. Meten la lana en una bolsa y le dan de a palos un buen rato,  desmenuzan el contenido sacando los brumos o nudos de pelos que son inútiles para el hilado, luego lavan la lana, la estiran y la van enroscando en la mano en una tira del diámetro de un dedo.

Después agarran un palito con una base que le hace de peso, llamado “huso”, lo hacen girar y van estirando y arrollando la lana. Cuando está finita, la enroscan en el huso y le hacen un pequeño nudo para poder seguir estirando y enroscando otro tramo de lana.

Finalmente enroscaban de a 2 o de a 3 hilitos de lana para formar la madeja final. Ellos aclaran que este proceso lleva mucho tiempo desde que se recibe la lana hasta que se obtiene un kilo gramo de la misma ya hilada a mano.

Por la tarde estuve buscando sin éxito dónde acampar, pero seguí un poco más hasta llegar al anochecer al pueblo de Los Hornillos.
Hallé un hostal llamado Champaqui en el cual me alojé por dos días para poder descansar, lavar ropa y reacomodar mi equipo. Este pueblecito simple cuenta con un sendero que va hasta el Cerro Champaqui pasando por el Cerro Negro. El Cerro Champaqui es el más alto de Córdoba y desde su cima se alcanza a avistar toda la vuelta.

Yo en anteriores viajes hice cumbre del Champaqui en dos oportunidades pero nunca desde Los Hornillos. Una vez desde Villa Alpina y la segunda desde la Pampa de Achala pasando por la Quebrada del Condorito. Además de estas tres opciones hay otra más fácil que es llegar en vehiculo hasta el cerro Lindero y después de 15 minutos se llega a la cima del Champa.

Los números del viaje hasta la fecha actual: 5/5/09 18:00hs

Cadenas partidas: 8

Pinchasos: 16

Reventones: 1

Escuelas visitadas con manuales entregados: 25

km acumulados: 1135

Parques Nacionales Visitados: 2

Días de viaje: 25

 

Más Fotos:

Me tomé el trabajo de coleccionar algunas fotos de los carteles de los pueblos por los que fui pasando!

 

Saltamonte en el Parque Nacional Condorito!

 

Retrato de un vecino del campamento!.

 

En el Parque Nacional Condorito tenía visitas que venían a comer, pero yo no les di nada!.

 

Estos mosquitos utilizaban la tensión superficial del agua para caminar sobre ella!

 

Con un súper macro sumado al zoom de la cámara logré este retrato del mantis.

 

Loica en el Parque Nacional Condorito.

 

Junto al Pacha en el Parque Nacional Condorito, quien era brigadista en esos días.

 

Rayos del sol en el amanecer.

 

Loicas y cuises pastando en el Parque Nacional Condorito.

 

Pajarito en el Parque Nacional Condorito.

 

Paisaje del Parque Nacional Condorito.

 

Paisaje del Parque Nacional Condorito.

 

Desplegando equipo en el área de acampe del Parque Nacional Condorito.

 

Portada del Parque Nacional Condorito.

 

Insecto raro, pienso que es familiar de las vinchucas.

 

anterior - inicio - siguiente

Los deportes de aventura como los viajes en bicicleta requieren una preparación física especial, y obtener un certificados médicos de aptitud física. En estas actividades es necesarío el uso de protección para evitar lesiones graves, por lo que pedimos por favor que uses casco y otras protecciones. Todos los contenidos del sitio están basados en opiniones de personas no especializadas en nutrición, medicina ni en deportloguia. Para obtener información fehaciente debes consultar a un especialista: medico acreditado. La web Cicloviajes no se responsabiliza por las lesiones, daños y perjuicios producidas por realizar actividades deportivas de aventura de alto riesgo, como puede ser andar en bicicleta. Ni en los resultados que pudiera causarle el seguir las opiniones expuestas en este sitio web.

 

Cicloviajes© Copyright by Luis Nazareno Cribellati. Expediente Nro: FORMB 03241 Dirección Nacional del Derecho de Autor.